Monday, June 25, 2007


El paraíso para mi siempre ha tenido un sabor, un olor, una textura. Mi paraíso es el mar. Será que vivo cerca de la costa o que mi familia disfruta mucho estar allá. No sé. Pero la playa siempre hace que olvide mis problemas, afortunadamente por ahora no tengo demasiados, sin embargo nunca está de más unas horas de relax comiendo camarones o sentada escuchando el oleaje.
Huele a sal, sabe a tranquilidad infinita. Y la arena se te escurre del cuerpo, como la fina sensación de lo que es pasajero, de lo que frágil no permanece eterno.


Que filosófica me pongo pensando en el mar.
Fue un buen fin de semana.

5 comments:

Newé Nesérame said...

No hay ser más sabio, más lleno de vida y buena vibra que el océano... una fuerza que revitaliza

víctor del s.c. de j. said...

Pues muy chido, eso del mar para olvidar las penas y relajarse es una terapia rete efectiva, yo por eso siempre que puedo me doy una escapadita...¡saludooos!

keviinziio said...

el mar es lo mejor!
xD
la verdad que si, como dices es muy tranquilizantee..cuando no es temporada vacacional ¬¬
ahahaha por que siempree esta lleno de gente y musica escandalosa!
^^

saludosss almaa!

Alma said...

Jajajajaj... a veces hasta la música escandaloza es relajante, peor no te preocupes que las playas a las que voy, no son precisamente las más turísticas.

Newé Nesérame said...

probando, probando?? 1,2,3...