Thursday, November 22, 2007


Nacemos. Sin rasguños, limpios de cualquier cicatriz. Nacemos casi perfectos, casi intactos... pero la vida nos va dando golpes y nos va dejando heridas, algunas son visibles y quedan como marcas eternas en la piel.

Otras, y supongo que las más profundas, de las que aprendemos más.. esas nos dejan cicatrices en el alma. Y esas no son faciles de distinguir, porque sucede que incluso en ocasiones desconocemos que existen. Fingimos olvidar y pretendemos que no estan ahí, pero en el fondo y en secreto, esas marcas que nos salen después de nacer, nunca se van.

Puede que no se vean, pero el alma las arrastra....

NO puedo quitar(te) cicatrices de la piel, ni del alma... sólo puedo ser conciente de las mias para no dejar que se abran de nuevo...
Una persona me dijo alguna vez: "las cicatrices nos recuerdan que estamos vivos y de dónde venimos".


Hoy estuve recordándolo.

4 comments:

la amiguis mily said...

Ay amiguis me encantó este post... y estoy de acuerdo contigo las cicatrices del alma quedan ahi, lo importante es saber que no es malo cargarlas, pero solo como recuerdos y experiencias....saludos!

MMM said...

Que buen post, felicidades... Y en verdad que esas cicatrices que olvidamos son las que a la larga nos hacen fuertes, en ocasiones, sin darnos cuenta y sobre todo, nos ayudan a madurar...

Saludos...

Belinda Morquecho Chavez said...

si tienes toda la razon nacemos limpios sin malicias ni envidias al transcurso de nuestras vidas se van recalncando y deberia de ser al reves

Paola Muciño said...

chale...es verdad...nacemos sin nada de nada...ni ropa...y despues tenemos las penas del mundo encima...y lo peor son las cicatrices ke nos autoinflingimos...esas son las màs cabronas..pero hay ke dejarlas...asì cicatrizando...sin molestarlas...porke al re abrirlas lo cabron es volver a cerrarlas...