Sunday, May 07, 2006

Sobre deportes.

Como hija de mexicanos, como estudiante, mujer, compatriota, grillera, fan ficticia, amante de los colores, de los desmadres y de la chela, debo aceptar que el fútbol soccer ha estado presente, indirecta o directamente, a lo largo de los mundiales, torneos de invierno, de verano, juegos amistosos y demás nombre “excusas” para ver a 11 hombres correr tras de una pelota, atrayendo como consecuencia a un poco más de la anterior cantidad a ver los partidos.

En México hay libertad de ser. Cada quien puede ser lo que le plazca: panisa, perredista o priísta, católico o budista, virgen o mujer de ” la vida alegre”; todo se vale mientras respetes al equipo de soccer que tu padre apoya. Sea bueno, malo o decepcionante, el color de la camiseta y el animal que adores, debe coincidir con el de la familia, esto por supuesto si quieres vivir en sana paz una niñez frente al televisor o superar una adolescencia traumática sin carga excesiva del drama habitual.

Sucede que en México el soccer es como la mismísima virgen de Guadalupe. A respetarlo y a amarlo sobre tu propio ser. Pero si alguien llegó a pensar que el comportamiento obsesivo ante el fútbol era algo meramente de nuestro país; qué equivocados han estado, lo que pasa es que en cada país se le cambia el nombre.

Aquí en Canadá se le dice: H O C K E Y !.

Y se define como el deporte nacional que genera comportamientos similares a los ya conocidos y remarcados por los fans. Minetras que ante una derrota, los resultados pueden ser nefastos: gente sin cabellera, jerseys en llamas, borrachos por las calles de las ciudades y fanáticos tristes.

Por otro lado, ante una victoria, sucede prácticamente algo similar, sólo que los del equipo contrario disfrutan de todos estas demostraciones de amor al equipo perdedor.

La semana pasada tuve la primera experiencia real de una victoria. Después de dos terribles tiempos de juego y ante la posibilidad de que todo fuera una enorme derrota el quipo de Edmonton (Oilers) se salvó de la humillación derrotando así al equipo de Detroit (Red wings).

Confieso que el NHL (Nacional Hockey League) y sus partidos son más entretenidos que el soccer.

Aquí unas imágenes del festejo de la victoria.

Chido el atuendo!!
Ese de seguro le iba al equipo perdedor..


Fuck the flames!!!
Nada amistosos con el equipo de Calgary.


Los típicos "nakos" son playeras...
Y las boobis que desafortunadamente no capté
(o mejor dicho no me interesó captar)


El morro borracho y loco.
Go Oilers GO!!!!


Y yo unida al desmadre con todo y banderita.
Todo es buena excusa para festejar!!!

Dudas o comentarios sobre el deporte nacional....
Los periódicos lo tienen todo, yo nomás sé lo que es un gol.









7 comments:

Benja said...

En México también habemos quienes ponemos cara de chucky vomitando cuando nos preguntan "¿a que equipo le vas?" y lo peor es cuando les dices que "a ninguno". Pareciera que uno le escupio a la bandera nacional.

Pero la pasión también tiene su razón de ser... y es comprensible... y es respetable... digo, mientras no te rayen el coche o te avienten agua de piña en bolsitas.

Saludos***

Isra Ulrich said...

Si, yo he visto caras molestas cuando pregunto "y quien es Kiki?" (ni se si se escriba asi) "donde juega?" y como ni me contestan sigo con la duda.

Pero aprovechando el festejo te hubieras "puesto la del Puebla" :oD y hubieras mandado unas buenas tomas de las canadienses topless... te las cambio por unas de aleman@s, si quieres, ja, ja, ja!

El Defensor de las Causas Mamonas said...

Tsss, se me antoja un chorro ver el hockey.

Mariana said...

Ahhh lo bueno que mi familia no es muy dada a lo del futbol... como te diviertes Almita XD

Aristóteles said...

¡Es todo un rito!

Emanuel Salgado said...

A mí no me gusta ningún deporte... =S

¡Saludos!

eedddieee said...

yo jugaba hockey y era muy bueno y pertenecia al ekipo d chicago y en los agarres tmb salia avante solo ke jugaba atravez d un joystick d nintendo, pero si el hockey es chido