Monday, April 03, 2006

Tengo, estoy y luego existo.


Hoy quiero postear algo… pero parece que nada de lo que quiero decir se pega coherente en la hoja electrónica. Aun así, tengo una lista, comienzo a escribir y justo a la tercera oración me pierdo en mi laberinto mental. Parece que la distracción me envuelve como nube anunciando tormenta. Parece que ni la música, ni el silencio me sacan del trance en el que desde hace días estoy. Así que para no atinar a decir pendejadas de más, el post será personal y diré que me levanté con un dolor en la pierna derecha, qué digo me desperté… al contrario, no dormí bien porque precisamente me dolió la pierna toda la noche. Tengo un moretón bárbaro porque resulta que ayer me atropellaron en la bicicleta. Atropellada por un maldito ciclista que creyó que estaba compitiendo en el tour de Francia, cuando la realidad es que era una pista para gente común y corriente que confiados pedaleamos sin esperar ser arrollados por semejantes tipos amantes de la velocidad. El saldo del accidente se limitó a tres moretones, un raspón en el brazo, un dolor de la madre y, por supuesto, el ridículo inmediato.

Estoy leyendo DELIRIO de Laura Restrepo… es una novela llena de vainas colombianas que me hacen recordar en cada página lo locos que somos todos al creernos bien "chichos" y bien coherentes, como si ser coherente nos dijera algo real. Tengo ganas de perder la razón, cinco minutos.

Estoy
emputada (y esa palabra es la correcta) por el chiste barato en el que estamos embarrados todos los Mexicanos, como si tener el gobierno que tenemos no fuera castigo suficiente, ahora hasta tenemos que permitir que los senadores se rasque los huevos mientras votan por una ley que es una bofetada lenta y silenciosa hacia la poca dignidad que le queda al derecho de información. Y mientras más cuenta me doy de lo que nos hace la ley Televisa, más ojete se me hacen los senadores y tengo más ganas de matar a un derechista me dan… que en el caso de mi país, significaría matar a cualquiera, porque la izquierda es una cuestión absurda y grotesca.

Por último, tengo una promesa firmada en la cartera de mi prima me quedan siete semanas y no es tiempo para que falle, pero irónicamente estoy al filo de romperla. Apareció el único obstáculo para que regrese a mi país con una promesa fallida y quizá hasta un corazón roto.

Tengo ganas de romper todo, pero estoy escribiendo para evitarlo.

6 comments:

Jules Saint-Claire said...

MMMM corazon
Te entiendo, perfectamente, te entiendo, por que yo tambienquiero romper todo, quiero deshacerme de todo, quiero mandar todo al diablo. MMM me siento mal , pero se que se puede sentir mejor siendo sincero con uno mismo... escribe, deshagoate y recuerda que sea como sea, las cosas pasan, solo hay que tomarlas con un poco de sabiduria.

manuel said...

Bueno, el primer pedalazo lo diste queriendo salir, eso tiene sus riesgos y los tenemos que afrontar, el día que todo circule parejito y aceitado... uf que aburrición (De burro, esta palabra es incorrecta), perdemos el sentido de luchar por algo.
¡Pleitos tengas y los ganes!

Saludos

Mariana said...

Ya lo escribiste esa es una buena formula, pero no la mas efectiva, a veces hay que desquiciarse solo un poquito.

Saludos XD

Anonymous said...

CUIDA TU CORAZON!!!!

solo TU puedes evitar que se rompa.
Y no siempre mandar todo a la fregada es la mejor solucion.

Gaby said...

Animo Almi, puedes regresar a Colima sin romper tu promesa y habiéndolo hecho, volver a Canadá.

Suerte :)

Benja said...

No hay peor lucha que la que no se hace. Y para mí, cualquiera que lucha, es valiente y vale más que cualquier senador vendido. No siempre se ganan los premios ofrecidos, pero siempre se gana experiencia, y a veces hasta se ganan otras cosas más.