Friday, September 23, 2005

Amor, odio.... llamalo como quieras.

No estoy segura de ser capaz de definir lo que es el amor. Probablemente sea algo que no puede pretender explicarse con un simple texto, porque podría escribir todos los días sobre él y me faltarían palabras para hacerlo.

Muchas veces he llegado a afirmar que el amor tal y como no lo “enseñan” no existe… pero eso es muchas veces sólo mi lado escéptico e incrédulo. Sin embargo exista o no, lo que me queda claro es que no sólo se ha escrito sobre eso, sino se alaba, se cuenta e incluso hay gente que literalmente “muere de amor”.

El amor dice una amiga se presenta como en niveles, no podemos encontrar la misma clase de amor hacia otros. Según ella el amor mas “puro” es de una madre a su hijo… no necesariamente lo veo así..

Mi afán no es refutar lo que mi amiga o cualquier otra persona pueda decir sobre el amor. Pero el sueño ese sobre “el amor de mi vida” se lo dejo a los guiones cinematográficos.

Yo y el amor , hemos tenido choques muy grandes; porque para mi el amor va ligado de muchos otras sensaciones encontradas: el miedo en todas sus facetas, el destino, la suerte, la fe, la convivencia, el miedo, la desesperanza, el coraje, la obligación, el sufrimiento, la enorme soledad, el sexo y por supuesto los cuentos que nos meten en la cabeza desde niños. Sin embargo existen dos elementos que me parecen inseparables a mi forma de amar. Odio y pasión.

No pretendo que crean lo que yo, pero con lo que he observado y vivido (mucho o poco) ; creo que yo no podría hablar de amor sin mencionar sus dos ángulos más importantes para mi.
El odio esa delgada línea que nos pude tener abrazados a una persona un segundo y al siguiente corriendo lejos de ella.
Y la pasión que nos atrofia los sentidos y nos pone “ de pechito” ante una situación.

No generalizo pero me resulta imposible pensar en “amar” algo (no tiene que ser una pareja necesariamente, puede ser tu familia, tus amigos, tu perro, tu trabajo) sin que tarde o temprano termines odiando aunque sea un detalles absurdos,
Como dice el refrán “del odio al amor hay un paso” y viceversa.

Cuando – por otro lado- mencioné la pasión, hago referencia a que todo aquello que logra apasionarnos es porque llena un “hueco” interno.
Un ejemplo son las relaciones destructivas; por más bien que se sienta alguien llenando esa necesidad de “amor”, seguimos con el vacío lleno y por eso no detenemos esta relación. Pese a que se sabe es dañina.
El amor es definitivamente un dogma. Se me hace curioso como por el hecho de ser racionales, los humanos en comparación con los animales “amamos”, mientras ellos cuidan, protegen, crían, cogen.. y a pesar de eso cuando de amor se habla (o se trata)

2 comments:

El maestro said...

Interesante visión, demasiado miedosa diría yo, pierdes la posibilidad de dejarte caer, cosa, que, aunque termine en putazo, siempre ha valido la pena y siempre lo valdrá.

lyamorgana said...

pues que dificil poder significarlo, tratandose de un sentimiento-emocion tan universal y tan particular a untiempo... saludos