Saturday, February 25, 2006

Sobre la libertad.
"Periodista no es aquel que pregunta,
sino aquel que tiene el sagrado derecho de preguntar,
de preguntarle a quien sea lo que sea."

(Milán Kundera.)

Y entonces, qué sucede con todas esas reglas que los gobiernos, las instituciones, los moralistas y los mismos medios imponen?.

Ya mencioné lo que nos sucedió a la amiguis y a mí, al tratar de hacer nuestra tarea. Y desde ese día tengo entre ceja y ceja la indignación de que se me haya vetado mi derecho de libertad de expresión. Pero más allá de eso, tengo muchas dudas.

Mi primera reacción fue, por supuesto, maldecir a mundo y medio (en especial a los “putos” Canadienses) porque no me dejaron hacer lo que se me vino en gana. Sin embargo ya un poco enfriado el asunto, creo que entiendo muchos de sus argumentos, sobretodo cuando se defiende la privacidad de las otras personas. Y se busca un equilibrio entre la vida pública y la privada a la que todos tenemos derecho.

Lo que aún sigo sin entender, es dónde comienza ese derecho y dónde el de las demás personas de estar “informadas”. De facto existe un reglamento ético que define un poco este tema, pero como muchas otras cosas, las bases teóricas son claras y en la práctica no resultan siempre así.
Y por otro lado, todo este asunto de la información, con el desarrollo de los países y la globalización (que suena a cliché cada vez más), ya parece que andar fisgoneando entre las vidas de la gente es una obligación ciudadana. Así que me pregunto: ¿Qué tan cierto es que todos debemos “estar” informados? . ¿Dónde se cruza la línea del “chisme” y de la oportunidad al tratar de buscar noticia y justicia ante la ignorancia?
Podría solucionar todo diciéndome: Pues a mi qué, total no soy periodista. Pero ese argumento ya es insuficiente. Los medios están alimentando las ideas con respecto a la libertad de expresión, pero me temo que es una más de las teorías que hemos creído de lleno, sin cuestionar lo suficiente... como otras tantas cosas.

Chale.

6 comments:

manuel said...

Que difícil es encontrar un justo medio entre lo que puedo y lo que debo hacer, para que después no estemos obligados ni con nuestra conciencia ni con los demás.
En fin, eso es comunicación

Saludos cordiales

PIOTRO MARTINI said...

la libertad existe pero la tengo encerrada en mi cabeza

mO said...

que triste ver cómo las garantías individuales son violadas en estos tiempo, pero pues desgraciadamente en estos paises tan cerrados pues que te puedes esperar, ...

Aristóteles said...

Si que es un lío muy grave. Estoy leyendo a Enrique Rojas ("El hombre ligth") afirmando que exite una gran desinformación y manipulación en los medios de comunicación actuales con sus noticias "sensacionalistas"... de ahí que tomemos las cosas a la "ligera".

Saludos periodísticos.

LeMoN said...

Coincido con Aristoteles existe una gran desinformación. Los medios en esta época no son mas que una empresa más con la que se puede hacer un jugoso negocio, manipula la información como más le convenga y hasta le pagan para decir mentiras.

Pochaca-Kuromi said...

Creo, mi querida Alma, que el gran aparato del poder que nos vigila y nos ahorca, le conviene que la sociedad no vea "más allá" de lo que le está políticamente permitido. La libertad, así como la verdad, como la razón, como el poder, son términos tan subjetivos que cuando son manipulados por mentes pequeñitas nos llevan a la censura, al coraje y a la desilusión por comprender en qué piso estamos.

Y, por cierto, Milán Kundera es mi favorito en todo el mundo. ¡Excelente cita!